30 julio 2009

pintor Rafael Monleon


(Valencia, 1840-1900)

El pintor descubrió desde muy joven la atracción del mar y de la navegación como tema de inspiración artistica. A través de su pincel podemos recorrer la epopeya del hombre durante seis milenios por conquistar el océano...

Monleón se planteo su labor de recopilación desde la misma atracción que siente el marino cuando se aventura en el gran oceano. A esa llamada incondicional se une la maestria de su paleta, que va a ir plasmando el lento, arriesgado e inexorable camino de la historia de la navegación.

El acuarelista se acercó al tema de la arqueología naval desde las ópticas más diversas: estudia en la Escuela Nautica de Valencia, realiza después sus practicas como piloto en el mar del Norte, y aprende el arte de la representacion de los modelos de maestros como Haes, Montesinos y Clays. Viaja así de Valencia a Madrid y posteriormente a Brujas. Ensaya las técnicas del óleo y la acuarela, y utiliza el grabado, tan popular, variado y perfecto en su epoca. En sus cuadros existe, desde un comienzo, la obsesión por la fidelidad de la reproducción exacta de las naves que dibuja. Hay momentos en que el arqueologo parece atenazar la inspiración del artista. En otros, sus trazos y colores se mueven con mas imaginación, pero en todas sus obras investiga concienzudamente el pasado historico antes de esbozar el primer trazo.
En 1.870 es nombrado pintor restaurador del Museo Naval de Madrid, pero su obra no se limita al trabajo como pintor restaurador del Museo Naval, pues sus óleos estaran presentes en varias exposiciones nacionales.

En 1.864 concurre a la de Madrid con los siguientes cuadros: Vista de la Casa de Campo, Una marina despues de la tempestad y Costa de Denia. En esta ocasion se le concedio mención honorifica. En la regional de Valencia de 1.867 obtuvo medalla de oro por Una Marina. Su cuadro La rada de Vlissinguen fue premiado en la exposición nacional de 1.876 y figuro el mismo año en el concurso internacional de Paris. Dos años después recibe un galardón, por su composición Entrada del Puerto de Ostende, en la exposición de Viena.Como aguafuertista destaca en las últimas decadas del siglo XIX, conjuntamente con Haes y Lhardy. En minucioso temple hace que el buril alcance en sus manos la elegancia e inspiración de los buenos grabadores de aquella epoca. Sus maestros en esta tecnica fueron, entre otros, Baes y Allemand. Tambien trabajó ocasionalmente la ceramica, con tematica diversa.

No hay comentarios: